Jean Claude Duvalier

“Baby Doc” heredó el poder de su padre y gobernó Haití durante 15 años. 
La Fiscalía de Haití acusó formalmente este martes al ex gobernante de facto Jean Claude Duvalier de corrupción luego de su sorpresivo retorno del exilio. Duvalier, también conocido como Baby Doc, fue interrogado en la oficina del fiscal jefe de Puerto Príncipe tras ser arrestado por la policía en un hotel de la capital donde estaba hospedado desde su regreso el pasado fin de semana.Los delitos de los que se le acusa son corrupción, robo y apropiación indebida de fondos, entre otros. Ahora un juez deberá investigar los cargos y decidir si continúa como un juicio criminal. Mientras tanto queda libre, pero a disposición de las autoridades. Tras 25 años en el exilio, Baby Doc regresó el domingo procedente de Francia, donde había vivido exiliado.
“Es muy probable que quiera aprovechar esta última crisis política haitiana para presentarse como alternativa o intentar lavar sus antecedentes criminales”, le dijo a BBC Mundo José Miguel Vivanco, director para América de la organización no gubernamental Human Rights Watch. Pese a que, según expertos, no había ninguna causa abierta contra Duvalier, al ex presidente se le acusa de estar involucrado en casos de corrupción y de violaciones a los derechos humanos, cargos que niega.

Denuncias

Se estima, de acuerdo con cifras ofrecidas por grupos defensores de los derechos humanos, que durante los regímenes de facto de Francois Duvalier “Papa Doc” y su hijo Jean Claude, murieron entre 20.000 y 30.000 personas a consecuencia de la represión.
Desde su retorno a Haití, organizaciones como Human Rights Watch, Amnistía Internacional y la Oficina de Derechos Humanos de Naciones Unidas han exhortado al gobierno y al sistema judicial haitianos a que asuman el desafío de desempolvar las investigaciones que existen en ese país sobre los casos de corrupción y las atrocidades que afirman ocurrieron durante su mandato (1971-1986), la mayoría atribuidas a su milicia privada, conocida como los Tonton Macoutes.
“Las violaciones de derechos humanos generalizadas y sistemáticas perpetradas en Haití durante el régimen de Duvalier equivalen a crímenes contra la humanidad. Haití tiene la obligación de procesarlo, tanto a él como a cualquier otra persona responsable de estos crímenes”, dijo Javier Zúñiga, asesor especial de Amnistía Internacional.

Deixe uma resposta

O seu endereço de e-mail não será publicado. Campos obrigatórios são marcados com *